Archivos

Todas las entradas para el día 26/04/18

Worldbuilding: crea tu mundo y escribe tu historia.

Publicado 26 abril, 2018 por cronicasdegabriel

¡Muy buenas y muchas gracias por pasarte por aquí!

En este post voy a intentar definiros que es el Worldbuilding, la importancia que tiene si quieres escribir fantasía e intentaré desvelarte los secretos para que puedas crear un mundo que atrape al lector, le de coherencia y verosimilitud a tus historias y haga brillar con luz propia a tu obra. ¿Estás preparado?

¿Qué es Worldbuilding?

Worldbuilding es sinónimo de construcción de mundos y es un método que utilizan escritores y guionistas para hacer sus trabajos. Un ejemplo muy claro de Worldbuilding es el mundo que creó J.R.R Tolkien para ambientar sus novela El Hobbit El señor de los anillos, o sea, La Tierra Media. Ya veis que esto de Worldbuilding no es nada nuevo y supongo que si pensáis un poco en el universo creado por Tolkien podréis intuir que no solo se trata de la creación de un mundo ficticio, sino también de sus características geográficas, sus gentes, sus culturas, su historia, etc.

Pero ¿qué parámetros deberéis tener en cuenta para la creación de un mundo? Toma una libreta y un boli que te voy a exponer los elementos que son imprescindibles para mí.

fantasy-2543658

Geografía.

Este es uno de los puntos fundamentales y diseñar un mapa es una herramienta que un autor de fantasía (sobre todo, si escribe fantasía medieval o épica) o de ciencia ficción debería plantearse utilizar muy seriamente. Disponer de una completa cartografía de nuestro mundo, que muestre la ubicación de aquellos elementos esenciales en los que se desarrollará nuestra historia facilitará, tanto al autor como al lector, que se sumerja y oriente mejor en la trama. Pero ¿qué debemos mostrar en ese mapa?

La ubicación de las ciudades, pueblos, aldeas, islas o lugares habitados, que nos permita explicar la relación que hay entre sus habitantes (rencillas históricas, relaciones comerciales, disputas económicas por una mina de oro, etc.). Tampoco pueden faltar elementos orográficos, como montañas, montes, bosques…, ni hidrográficos, dónde aparezcan los mares, ríos u océanos que hay en ese mundo, si son transitables con barcos, si existen rutas comerciales entre poblaciones separadas por mar, animales marinos monstruosos o si llevan a islas místicas. Otro punto importante es mostrar en el mapa los lugares prohibidos (bosques malditos, antro de enemigos, reinos oscuros, etc.), de culto (templos, escuelas de magia…), de defensa (castillos, fortalezas o fronteras) y aquellas construcciones importantes que aparecerán en la trama. Y también se mostrará una brújula que oriente al lector en los cuatro puntos cardinales.

Hay varias formas de elaborar un mapa de nuestro mundo; la primera, y la más barata, es diseñarlo tú mismo y la segunda, y más recomendable si eres un negado del dibujo a mano alzada como yo, es pagar a un ilustrador para que lo haga por ti. Obviamente, se ha de poseer cierta traza con el carboncillo y las reglas de la proporcionalidad para emprender tal aventura, pero con paciencia, imaginación y mucha práctica seguro que eres ser capaz de plasmar sobre una hoja en blanco un bosquejo del mapa de tu mundo. Luego tendrás que escanearlo, para obtener una imagen digital, y utilizar algún software de edición de imágenes (como Photoshop o Corel Draw) para darle tu toque personal, colorido (o no), un aspecto antiguo, etc. Ya ves que es mucho curro, pero si consigues hacerlo tendrás la satisfacción de poner en los créditos de tu libro que también eres el autor de los mapas ilustrados.

PD: próximanente publicaré un post dónde explicaré cómo crear un mapa cartográfico paso a paso.

treasure-map-1904523_1920

Clima.

Deberemos describir todo aquello que hace referencia al clima: si hay lugares más calurosos o fríos, desiertos, montañas nevadas, zonas tropicales o humedales, etc. Si existen estaciones de lluvia, de sequía, de tiempo extremo y cuánto duran. Y tampoco obvies comentar aquello que haga diferente a tu mundo. Si las nubes son naranjas, si los prados son turquesa, el agua de los ríos violeta o si existen fenómenos metereológicos extraños: llueve desde el suelo, hay huracanes multicolor…

countryside-2189183_1920

Civilización.

Unido a las características geográficas de tu mundo también deberás definir qué tipo de civilización o civilizaciones habitan en él. Para que el fundamento de tu historia gane espesor deberás dedicarle unas cuantas jornadas de trabajo a este apartado, definiendo los aspectos más importantes que rodean a los habitantes que moran en tu mundo.

En este punto tendrás que especificar:

  • Si está compuesto únicamente por seres humanos o también por otros seres inteligentes, humanoides o máquinas.
  • En el caso de tratarse de una historia de fantasía épica medieval, si conviven diferentes linajes y la relación que existe entre ellos: rivalidad, amistad, enemistad, unión de reinos, etc.
  • Nivel de desarrollo, intelectual y tecnológico, de la civilización; futurista, medieval…
  • Órganos de gobierno, sistema político, económico y organización social de los habitantes.
  • Momento histórico en el que se desarrollará nuestra historia.
  • Si alguno de los seres que habitan poseen capacidades especiales, como la magia, necromancia, superpoderes (volar, fuerza inhumana, leer la mente, viajar en el tiempo…).
  • Amigos y enemigos de la civilización: humanos, máquinas, animales, criaturas fantásticas, extraterrestres, etc.
  • Cuántos habitantes tiene el planeta y en cada uno de sus reinos, países, ciudades, comarcas, pueblos, aldeas…
  • Religión o religiones, congregaciones, sectas, etc., que existen en vuestro mundo y qué influencia tienen en la sociedad.
  • Dónde y cómo viven sus habitantes (en familia, en grupos pequeños, cada uno por su lado…), en ciudades normales o post-apocalípticas, medio rural, cómo son sus casas, sus medios de transporte, aficiones, etc.
  • Tipos de trabajos, si hay fábricas, talleres, escuelas…
  • Idiomas que se hablan, conocidos o desconocidos, formas de comunicación.
  • Qué tipo de comercio existe.

prehistoric-70000

Magia.

Este es también un punto importante de desarrollar en cualquier ficción fantástica. La magia no puede brotar de la nada, debe haber una fuente y una manera de acceder a ella por sus adeptos. Además, tiene que haber un sistema de aprendizaje, un lugar dónde hacerlo, y una evolución evidente en los poderes que maneja un personaje, pues eso le dará más credibilidad y complejidad a su trama personal.

Otro aspecto a tener en cuenta en este apartado es definir quién puede acceder a ella: si los “magos” son humanos, no humanos, criaturas mágicas, son seres predispuestos a serlo o si por el contrario, cualquiera puede convertirse en mago y por qué. También deberemos introducir elementos históricos que le den profundidad a la obra; explicar quién fue el primer mago o si hay un ser o varios seres supremos, qué historia hay detrás de ellos…  Cuanto más variado y diferenciado sea este pool más rica será nuestra historia, pues podremos incluir sorprendentes giros y subtramas.

También es vital concretar qué tipos de magia entran en juego en nuestro mundo. La magia blanca, la negra, la ancestral y estructurarla de manera lógica entre los personajes mágicos.

woman-2514504

Alimentos.

Por evidente que parezca no podemos olvidar que nuestros personajes también comen y beben por lo que tendremos que detallar el tipo de alimentos que consumen, reales o inventados, cómo se los comen, dónde los consiguen, cómo los cocinan… Aquí podemos ser tradicionales o bien imaginativos y en ese caso deberemos mostrar al lector cómo es dicho alimento, qué sabor tiene, que efecto produce o qué características organolépticas posee.

Y no podemos obviar las bebidas: qué tipos de bebidas podemos encontrar en ese mundo, alcohólicas y no alcohólicas, actuales o antiguas o inventadas, si es fácil encontrarlas, si son caras, baratas, si existen sustancias venenosas, drogas y el efecto que produce en las personas y animales.

oil-1132856_1920

Consideraciones cuando trabajamos con Worldbuilding.

  1. Sé original creando tu mundo: No es conveniente crear tu mundo copiando otros ya existentes. Has de ser honrado contigo mismo y con tus futuros lectores. Y además cuentas con una herramienta de posibilidades infinitas: tu imaginación. Eso no quiere decir que no puedas tomar prestada alguna idea de un mundo ya creado para idear el tuyo, pero lo que es original, sorprende, y lo que sorprende gusta mucho más. Y no te olvides de mostrar tu mundo para que los lectores lo perciban con los cinco sentidos. ¡Sí he dicho MOSTRAR! No hace falta que te pierdas en interminables descripciones, solo provocarás que el lector pase ávidamente las páginas en el mejor de los casos o, en el peor, que se aburra de tanta palabrería y abandoné su lectura. Mostrar elementos que rápidamente sean captados por los sentidos del lector no es tarea fácil; como todo, es cuestión de práctica. Un olor, un elemento genuino del paisaje, una emoción que le provoca el entorno a un personaje, un mapa cartográfico, etc., vale más que mil palabras. Muestra el escenario y con eso bastará para que el lector viaje al lugar donde se construye la escena. En el siguiente enlace podrás profundizar más sobre la elaboración de escenarios, escenas y personajes.
  2. Una vez definido el mundo crea los personajes: tendrás una idea clara de cómo han de ser tus protagonistas, antagonistas y secundarios sin entrar en contradicciones con el lugar dónde ejecutan la trama. Igual que comentaba en el punto anterior, intenta que tus personajes sean genuinos e intenta huir de razas, criaturas o personajes que ya han sido creados por otros autores. Está muy manido leer sobre elfos, enanos, orcos y otros seres originarios de otras sagas, y a no ser que consigas darle un enfoque muy particular y original capaz de sorprender al lector intenta evitarlos. Obviamente, eso es muy difícil y algunos lectores tenderán a compararte con el autor original y ya se sabe… Las comparaciones son odiosas.
  3. Contextualiza el momento en el que pasa tu historia: eso servirá para orientar al lector y te ayudará a tejer la trama entorno a tus personajes. Luego puedes introducir el feedback para explicar el por qué se ha desencadenado algún suceso o para definir y justificar la personalidad de algún personaje. Tu historia resultará más verosímil y le facilitará al lector meterse en la trama.
  4. Huye de los tópicos: enriquece la ambientación, los escenarios y las escenas que se desarrollan en tu mundo con imaginación y generando giros inesperados en la historia. Si tus personajes no son predecibles les darás chispa y generarán empatías con los lectores. Por último pero no menos importante, cuida al detalle tus escenarios, las escenas y los diálogos para otorgarle profundidad a tu obra y que esta consiga atrapar al lector.

¡Bueno! Creo que no me he dejado nada por decir… Las ventajas de escribir con el método Worldbuilding son notables y seguro que ayudará a más de un@ a animarse a utilizarlo. No obstante, pensad que el Worldbuilding es una herramienta que te ayudará a organizar la tarea de la escritura para hacértela más fácil, pero no es un dogma que debes seguir obligatoriamente al pie de la letra. Toma las ideas que más te atraigan y adáptalas a la historia que tienes en la cabeza. Y ya verás como tus escritos ganan en calidad.

Si quieres profundizar más en el arte de la escritura, saber cómo publicar un libro con calidad literaria y otros secretos de este mundillo te animo a que leas los posts que encontrarás en Recursos para autor@s de este blog.

¡Ah! Y si te ha gustado este artículo dale me gusta y compártelo en tus RRSS.

 

© Miquel Àngel Lopezosa. 26 de abril de 2018.

 

Si te gusta la fantasía no te olvides de pasarte por el Círculo de Fantasía.

#Recordad seguirme en mis RRSS.

#No olvidéis que la primera parte de la trilogía Crónicas de Gabriel está disponible en Amazon y la podéis leer gratis en Kindleunlimited.

A %d blogueros les gusta esto: